Boletines electrónicos de años anteriores

Boletines Electrónicos 2017

 

 

Boletín AAS 287. 1 al 15 de enero de 2017

 

Novedades astronómicas

Noticias

 La famosa estrella roja Betelgeuse está girando más rápido de lo esperado: podría haber tragado una estrella compañera hace 100.000 años

Betelgeuse visto desde un hipotético planeta que orbita a su alrededor.

El astrónomo J. Craig Wheeler (Universidad de Texas en Austin) piensa que Betelgeuse, la brillante estrella roja que marca el hombro de Orión, el Cazador, puede haber tenido un pasado más interesante de lo que parece a primera vista. Trabajando con un equipo internacional de estudiantes, Wheeler ha descubierto pruebas de que la estrella supergigante roja podría haber nacido con una estrella compañera, que más tarde engulló.

Para tratarse de una estrella tan famosa, Betelgeuse es aún misteriosa. Los astrónomos saben que es una supergigante roja, una estrella masiva que se acerca al final de su vida, por lo que se ha hinchado hasta un tamaño varias veces superior al original. Algún día explotará como una supernova, pero nadie sabe cuándo. "Podría ser dentro de diez mil años, o podría ser mañana por la noche", explica Wheeler, que es experto en supernovas.

Una nueva pista sobre el futuro de Betelgeuse está relacionada con su rotación. Cuando una estrella se infla convirtiéndose en una supergigante, su rotación debería de frenarse. "Es como la clásica patinadora sobre hielo  que abre sus brazos en lugar de acercarlos al cuerpo", aclara Wheeler. Cuando la patinadora abre los brazos, se frena. Así debería de haberse frenado también la rotación de Betelgeuse cuando la estrella se expandió. Pero no es eso lo que ha descubierto el equipo de Wheeler.

Utilizando un programa de modelización por computadora llamado MESA, los investigadores crearon, por primera vez, un modelo de la rotación de Betelgeuse. Al comprobar la rápida rotación de la estrella, Wheeler empezó a especular. "Supongamos que Betelgeuse tuvo una compañera cuando nació, y que estaba en órbita alrededor de Betelgeuse en una órbita del tamaño que tiene ahora Betelgeuse. Cuando Betelgeuse se convirtió en una supergigante roja, se la tragó". Una vez engullida, la estrella compañera transfirió el momento angular de su órbita alrededor de Betelgeuse a la envoltura exterior de la supergigante, acelerando la rotación de Betelgeuse. Wheeler estima que la estrella compañera habría tenido la misma masa que el Sol, para poder explicar el ritmo actual de giro de Betelgeuse de 15 km/s.

Presencia de una pareja de planetas bebé alrededor de una estrella joven visto con ALMA.

 

Imagen tomada por ALMA del disco protoplanetario que rodea la joven estrella HD 163296, tal como se ve al mirar el polvo. Nuevas observaciones sugieren que hay dos planetas del tamaño de Saturno en órbita alrededor de la estrella. Estos planetas, que aún no están completamente formados, se ponen de manifiesto por la doble huella que dejan en las componentes de polvo y de gas del disco protoplanetario de la estrella. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); A. Isella; B. Saxton (NRAO/AUI/NSF).

 Los astrónomos saben ya que nuestra galaxia bulle con planetas, desde mundos rocosos de aproximadamente el tamaño de la Tierra a gigantes gaseosos mayores que Júpiter. Casi todos estos planetas hansido descubiertos alrededor de una estrella madura con un sistema planetario completamente evolucionado.

Ahora, nuevas observaciones realizadas con los radiotelescopios ALMA aportan pruebas convincentes de que dos planetas recién nacidos, cada uno del tamaño aproximado de Saturno, están en órbita alrededor de una estrella joven conocida como HD 163296. Estos planetas, que todavía no están completamente formados, se manifiestan por la doble huella que dejan en las zonas de polvo y de gas del disco protoplanetario de la estrella.

Las observaciones anteriores de sistemas de estrellas jóvenes han ayudado a reformar nuestros conocimientos acerca de la formación de planetas. Por ejemplo, las imágenes de ALMA de HL Tauri y TW Hydrae revelaron la presencia de huecos llamativos y estructuras con forma de anillo prominentes en los discos de polvo de estas estrellas. Estas características pueden ser las primeras señales de que están naciendo planetas. Es de notar que estos indicios aparecieron alrededor de estrellas mucho más jóvenes de lo que pensaban los astrónomos que era posible, sugiriendo que la formación de planetas puede empezar poco después de la formación de un disco protoplanetario.

Las observaciones del monóxido de carbono (CO) en el polvo y el gas del disco de HD 163296 han revelado tres huecos distintos. El primero se encuentra a unas 60 unidades astronómicas de la estrella central, que es el doble de la distancia desde nuestro Sol a Neptuno. Una unidad astronómica (UA) es la distancia promedio entre la Tierra y el Sol. Los otros dos huecos se hallan a 100 UA y 160 UA de la estrella central, mucho más allá de la distancia a la que se encuentra el cinturón de Kuiper en el caso de nuestro sistema solar, la región de cuerpos helados más allá de Neptuno.

Al observar las mismas estructuras en el gas y el polvo del disco, los astrónomos piensan que han encontrado pruebas convincentes de que hay dos planetas formándose muy lejos de su estrella central. La anchura y profundidad de los dos huecos en la distribución del CO sugiere que cada posible planeta tiene aproximadamente la misma masa que Saturno.

Vía libre para la construcción de Exomars 2020

Ilustración artistica de la nave espacial ExoMars 2016 Trace Gas Orbiter (TGO) de la Agencia Espacial Europea (ESA) en órbita alrededor de Marte. Crédito: ESA/ATGmedialab.

La primera misión ExoMars llegó al planeta rojo en octubre. Aunque el módulo de descenso Schiaparelli se estrelló en la superficie marciana, el orbitador TGO funciona perfectamente. Este contratiempo no ha parado el programa Exomars y ahora se ha confirmado la finalización de la construcción de la segunda misión, con fecha de lanzamiento prevista para 2020. ESA y Thales Alenia firmaron el pasado 16 de diciembre  un contrato que asegura la finalización de los elementos europeos de la próxima misión.

El principal objetivo del programa ExoMars es responder una de las preguntas científicas más importantes de nuestro tiempo: ¿hay o hubo  alguna vez vida en Marte? La nave Trace Gas Orbiter pronto empezará a investigar esta cuestión desde órbita: realizará un inventario detallado de gases traza como el metano, que podrían estar relacionados con procesos biológicos o geológicos. La primera comprobación de los instrumentos científicos del orbitador fue completada recientemente. También actuará como repetidor de señales de varias naves, en particular del róver y la plataforma de superficie de 2020.

El róver de la ESA será capaz de perforar hasta una profundidad de 2 m, donde podrían conservarse todavía biomarcadores antiguos protegidos frente al duro ambiente de radiación de la superficie. La plataforma rusa transportará instrumentos que se centrarán en la atmósfera local y sus alrededores.

ExoMars es una empresa conjunta entre ESA y Roscosmos, con una contribución importante de NASA.

 

Sobre hombros de gigantes

(Abro una nueva sección no periódica para resaltar la labor de personajes que nos han precedido o que actualmente son relevantes en el mundo de la astronomía. Si es posible se pondrá un enlace a una entrevista o artículo)

 

Este año dos astrónomos merecen ser destacados. Guillem Andrade-Escudé que con su equipo descubrió un planeta alrededor de Próxima Centauri y Vera Cooper Rubin que murió el día de Navidad con 88 años y fue la codescubridora de la materia oscura.

 

La revista Nature ha elegido el astrofísico catalán Guillem Anglada-Escudé uno de los diez científicos más destacados del año. Anglada-Escudé es el director del grupo investigador que descubrió el planeta Próxima b, que orbita la estrella Próxima Centauri, la más cercana a nuestro sistema solar, a unos cuatro años luz. Se trata de un planeta rocoso y un poco más grande que la Tierra cuya principal característica es que tiene una temperatura que permitiría la existencia de agua líquida en su superficie. Por lo tanto, se abre la puerta a la posibilidad de que se desarrollara vida y se convierte en el planeta habitable más cercano a la Tierra.

Anglada-Escudé es astrofísico de la Universidad Queen Mary de Londres, y la trascendencia del descubrimiento que hizo radica, según destaca Nature, en el hecho de plantear la cuestión de si es posible 'que haya vida en nuestro patio trasero cósmico'.

El diario digital Vilaweb le hizo una interesante entrevista el primer día del año 2017.

http://www.vilaweb.cat/noticies/guillem-anglada-escude-hem-deixat-marxar-la-vitalitat-de-tota-una-generacio/

 

 

De Vera Rubin podéis leer la crónica sobre su vida y obra hecha por el astrofísico mejicano Omar López Cruz que la conoció. Nos daremos cuenta de cómo tuvo que luchar por ser mujer:

 

http://saberesyciencias.com.mx/2016/02/08/vera-rubin-y-la-materia-oscura/

 

Actividades de la AAS

 

Solución al problema 286

 Si, por la razón que sea, el Sol se convirtiera en agujero negro, que le pasaría al sistema solar? ¿Y a la Tierra?

Todos sabemos que el Sol nunca se convertirá en agujero negro sino que su destino es convertirse en enana blanca. Pero si, por la razón que sea, el Sol consiguiese convertirse en un objeto compacto del que no pueda salir la luz ¿entonces que pasaría?

La primera consecuencia es que la Tierra se helaría. Ya no habría día y noche y tendríamos un invierno perpetuo. Los océanos se congelarían y la atmosfera caería en forma de nieve y hielo.

Sin embargo las consecuencias gravitatorias no serán tan graves como parece. La Tierra no se precipitará en espiral hacia el agujero negro solar ni las órbitas de los planetas cambiaran tampoco. Las leyes de Kepler y de Gravitación de Newton sólo tienen en cuenta la masa del Sol y de los planetas para definir las órbitas. Por ello el Sistema Solar seguirá como hasta ahora.

El Sol convertido en agujero negro se habría encogido en una esfera de 6 km de diámetro, lo que impediría que fuera visible desde la Tierra. El Sol seria visible sólo con telescopio mediante su efecto lente relativista. Las estrellas cercanas al disco solar aparecerían deformadas y las galaxias próximas podrían verse duplicadas o alargadas.

(a partir de Cuestiones curiosas de astronomía. David Galadí-Enríquez)

Problema 287

 Némesis es el nombre de una supuesta estrella compañera de nuestro Sol con la que forma un sistema binario. Cada 26 millones de años, Némesis pasaría cerca de la nube de Oort, desestabilizándola y lanzando lluvias de grandes cometas en dirección al Sol. Esto explicaría la aparente periodicidad de los grandes impactos y las extinciones masivas.

¿Tiene este hipotético cuerpo celeste alguna atisbo de verdad o es una más de las fantasías de los conspiranoicos?

 

 

Boletín AAS 288. 16 al 31 de enero de 2017

 

Novedades astronómicas

 

 

Noticias


Cómo unas pocas lunas se convirtieron en una única Luna.

Representación artística de una colisión entre dos cuerpos planetarios que formarán una luna nueva, mientras que una luna preexistente ya orbita la proto-Tierra. Crédito: Hagai Perets. Imágenes reales de Marte y Ganímedes y la imagen artística de un planeta cortesía de la NASA.

La Luna, y la cuestión de cómo se formó, ha sido durante mucho tiempo una fuente de fascinación y asombro. Ahora, un equipo de investigadores israelíes sugiere que la Luna que vemos cada noche no es la primera luna que tuvo la Tierra, sino más bien es la última de una serie de lunas que orbitaban la Tierra en el pasado. Los hallazgos del equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Israel-Technion y del Instituto Weizmann de Ciencia se han publicado en Nature Geoscience.


La teoría recientemente propuesta por Hagai Perets, del Technion, y por Raluca Rufu (autor principal) y el Prof. Oded Aharonson del Instituto Weizmann, va en contra del paradigma común de "impacto gigante" que la Luna es un objeto único que se formó tras una sola colisión gigante entre un pequeño planeta similar a Marte y la antigua Tierra.

"Nuestro modelo sugiere que la antigua Tierra una vez albergó una serie de lunas, cada una formada a partir de una colisión diferente con la proto-Tierra", dijo el co-autor, el Prof. Perets. "Es probable que estas lunitas fueron expulsadas más tarde, chocaron con la Tierra o entre sí para formar lunas más grandes". Para verificar las condiciones para la formación de tales mini-lunas o lunitas los investigadores realizaron 800 simulaciones de impactos con la Tierra.

El nuevo modelo es consistente con la comprensión actual de la ciencia sobre la formación de la Tierra. En sus últimas etapas del crecimiento, la Tierra experimentó muchos impactos gigantes con otros cuerpos. Cada uno de estos impactos aportó más material a la proto-Tierra, hasta que alcanzó su tamaño actual.

"Creemos que la Tierra tenía muchas lunas anteriores", dijo el profesor Perets, quien añadió que "una luna previamente formada podría ya existir cuando se produjo otro impacto gigante de formación lunar".

Las fuerzas de marea de la Tierra podrían hacer que las lunas migraran lentamente hacia el exterior (la Luna actual está haciendo esto lentamente a un ritmo de unos 4 cm al año). Una luna preexistente se movería lentamente mientras se formaba otra luna. Sin embargo, la atracción gravitatoria mutua haría que las lunas se afectaran mutuamente y cambiaran sus órbitas.

"Es probable que las pequeñas lunas formadas a través del proceso puedan cruzar las órbitas, colisionar y fusionarse", dijo Rufu, y Perets resume "Una larga serie de colisiones de luna-luna podría gradualmente construir una luna más grande - la Luna que vemos hoy. "

Vídeo explicativo: https://youtu.be/4xxCvbc_DNk

Mas sobre el supuesto planeta nueve

Ilustración artística del planeta nueve, un mundo cerca de 10 veces más masivo que la Tierra que puede ser descubierto este año en el Sistema Solar exterior. NASA.

El Planeta Nueve puede ser aún más exótico de lo que los astrónomos habían pensado.

Este mundo, que algunos científicos piensan que se esconde más allá de la órbita de Plutón, podría ser un antiguo "planeta errante" capturado por nuestro sistema solar en algún momento del pasado, según sugiere un nuevo estudio.


"Es muy plausible que el Planeta Nueve sea un errante capturado - un mundo que viaja por el espacio sin conexión con una estrella" – declaró el autor principal del estudio, James Vesper, estudiante de la Universidad del Estado de Nuevo México (NMSU), el pasado viernes 6 de enero en la 229a reunión de la Sociedad Astronómica Americana.

Vesper y su director de tesis, el profesor de matemáticas y física de NMSU, Paul Mason, realizaron simulaciones por ordenador de 156 encuentros entre nuestro sistema solar y planetas errantes de varios tamaños y trayectorias.

Las simulaciones sugieren que, en alrededor del 60 por ciento de los encuentros, el planeta invasor entrante sería lanzado fuera del sistema solar.

En alrededor del 40 por ciento de los encuentros, sin embargo, el errante terminaría siendo capturado por el sistema solar. Esto podría suceder a través de una "captura suave", en la que no se expulsan planetas nativos, ni el invasor podría arrancar uno o más mundos al entrar, dijo Vesper.

Se cree que el Planeta Nueve es quizás 10 veces más masivo que la Tierra. (Como comparación, la masa de Neptuno es aproximadamente 17 veces la de la Tierra.)

En enero de 2016, los astrónomos Konstantin Batygin y Mike Brown, del Instituto Tecnológico de California en Pasadena, encontraron nuevas pruebas de la existencia del planeta al analizar las órbitas peculiares de varios cuerpos helados en el sistema solar exterior. Batygin y Brown calcularon que probablemente posee una órbita altamente elíptica que la lleva hasta 1.000 unidades astronómicas del Sol.

Los astrónomos aún no han confirmado la existencia del planeta (aunque este hito podría llegar a principios de 2017, ha dicho Brown).

Otros estudios han considerado improbable la explicación del planeta errante capturado, sugiriendo en cambio que el Planeta Nueve es un planeta nativo del sistema solar, o que el Sol lo arrancó a otra estrella poco después de la formación del sistema solar, cuando las estrellas compañeras del Sol, que se formaron en la misma nebulosa, estaban muy cerca unas de otras. Si esto fuera cierto, el Planeta Nueve seria realmente un exoplaneta en nuestro propio sistema solar.

Gúdar-Javalambre ya es destino turístico y reserva starlight

Cielo nocturno desde el centro de Aras de los Olmos. Joanma Bullón.

Podemos estar contentos ya que el proceso de certificación del "Territorio Gúdar Javalambre" como Destino Turístico Starlight y como Reserva Starlight acaba de culminar con éxito.

La Comarca de Gúdar Javalambre solicitó en junio de 2014 el inicio de los trámites para la obtención de la doble certificación como Destino Turístico y Reserva Starlight.

El territorio que acaba de obtener las acreditaciones comprende 23 municipios de la Comarca de Gúdar Javalambre (Teruel) y 4 municipios de la provincia de Valencia como son Alpuente, Aras de los Olmos, Titaguas y La Yesa.

El Territorio Gúdar Javalambre, destino turístico y reserva Starlight, es un lugar que por la extrema calidad de su cielo nocturno y la ausencia de contaminación lumínica ha sido lugar tradicional de observación astronómica. Existen importantes observatorios en Aras de los Olmos: uno de la Universitat de València, otro de la Asociación Valenciana de Astronomía, y otro particular, La Cambra. Este territorio ha sido elegido por el Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón (CEFCA) para la instalación del Observatorio Astrofísico de Javalambre (OAJ) y del Centro de Difusión y Práctica de la Astronomía “Galáctica” en Arcos de las Salinas, instalación pionera en España, con tecnología de última generación al servicio del aficionado.

Desde hace años numerosas personas han trabajado por unos cielos limpios en Aragón y en las comarcas valencianas limítrofes. Desde esta página queremos destacar la labor incansable de concienciación de Joanma Bullón, así como las medidas de brillo nocturno realizadas por el Grupo de contaminación lumínica de la Universitat de València. Finalmente debemos agradecer a Susana Malón, de la empresa Lumínica Ambiental, el trabajo de campo efectuado por las comarcas aragonesas y valencianas y por los proyectos de renovación de alumbrado exterior con tecnología LED PC Ámbar en Arcos de las Salinas y Aras de los Olmos.

Actividades de la AAS

 Solución al problema 287

 Némesis es el nombre de una supuesta estrella compañera de nuestro Sol con la que forma un sistema binario. Cada 26 millones de años, Némesis pasaría cerca de la nube de Oort, desestabilizándola y lanzando lluvias de grandes cometas en dirección al Sol. Esto explicaría la aparente periodicidad de los grandes impactos y las extinciones masivas.

¿Tiene este hipotético cuerpo celeste alguna atisbo de verdad o es una más de las fantasías de los conspiranoicos?

 De Némesis, tal como he contado, no se tiene ninguna prueba de que exista. Por ahora no se ha descubierto ninguna estrella compañera del Sol que interfiera en la evolución de las especies en la Tierra.

Sin embargo, la misión Gaia, que está cartografiando la posición y movimiento de unos 1.000 millones de estrellas de nuestra galaxia, nos ha proporcionado ya los parámetros orbitales de las estrellas cercanas. Y se ha visto que la estrella Gliese 710, que tiene 0,61 masas solares y tipo espectral K7 y que en la actualidad de halla a 63 años luz de nosotros, muestra una trayectoria que la lleva directamente a las proximidades del sistema solar.

En concreto ahora se sabe que dentro de 1,35 millones de años Gliese 710 se acercará a 13.365 unidades astronómicas (UA) del Sol, es decir, 0,21 años luz.

En los cielos terrestres la estrella más brillante dejará de ser Sirio, mientras que Gliese 710 la superará al brillar con magnitud -2,7.

El problema puede surgir en la nube de Oort. Se ha calculado que Gliese 710 puede empujar hacia el sistema solar interior el 0,01% de los cometas. De esta forma los futuros habitantes de la Tierra tendrán la oportunidad de observar unos 10 cometas al año. Y, por supuesto, la probabilidad de que uno de esos cometas choque con la Tierra no será despreciable. Por ello la idea de un Némesis futuro no debe tomarse a broma.

A partir del artículo: El futuro encuentro de Gliese 710 con el Sol: una lluvia de cometas durante tres millones de años. Eureka, el blog de Daniel Marín.

 Problema 288

 

Entre los hechos a celebrar este 2017 destaca el centenario de la revolución de Octubre de 1917 por la que los comunistas, liderados por Lenin, tomaron el poder en Rusia. Sin embargo, al mirar la Wikipedia, veo que ocurrió el 7 de noviembre.

¿Cuál es el problema que explica esta incongruencia de fechas?